Consejos Para Conseguir Fantásticas Fotografías de Productos

¿Qué Es La Fotografía de Producto?

Por si no sabes exactamente de qué se trata, podríamos decir que engloba aquellas fotografías o imágenes a través de las que se trata de vender o simplemente presentar un producto.
Por ejemplo, fotografías de componentes electrónicos, ropa, automóviles, calzado, productos alimenticios, etc.
La fotografía de producto, por tanto, es aquella que se utiliza para presentar un determinado producto y de la calidad de esta fotografía dependerá el grado de aceptación y el deseo de adquirir el producto. De ahí la importancia de estas fotografías.

Elige Un Fondo Neutro

A menudo acostumbramos a no darle la suficientemente importancia a un elemento fundamental en nuestras fotografías: el fondo.
Salvo que tengas un fondo fantástico que creas que le va a la perfección al producto, nuestra recomendación es que no te compliques y elijas un fondo neutro: blanco o negro son los que mejor suelen funcionar.
Además, si la fotografía de producto luego pretendes integrarla en una web o catálogo, el fondo blanco, especialmente, te proporcionará una mejor y más fácil integración.
Un último consejo tanto para fondo blanco, como negro es, a la hora de ajustar la luminosidad de éste en la toma, verificar esta luminosidad a través del histograma de las distintas fotografías que vayas realizando.

La Iluminación Es Fundamental

Una vez que tienes preparado el fondo y, por tanto, el entorno en que llevarás a cabo las fotografías, lo siguiente es preparar adecuadamente la iluminación. En este sentido, déjanos ofrecerte algunas recomendaciones:
• Cuanta mayor iluminación natural mejor. Si es posible hacer estas fotografías en la calle, mejor. Aunque a lo mejor necesitas algún elemento para difuminar la luz, poder contar con mucha luz y muy difusa es fundamental para la fotografía de producto.
• Si te decantas por el mencionado fondo blanco, tienes distintas alternativas para conseguirlo: una softbox si el tamaño del objeto lo permite, o bien un fondo de papel, foam, tela o incluso vinilo. En cualquiera de los casos, recuerda que deberás iluminarlo correctamente para conseguir el blanco.
• Si no dispones de suficiente iluminación natural, o simplemente quieres contar con un punto más de iluminación, puedes hacer uso de lámparas o flashes. Si es el caso, procura difuminar adecuadamente el destello o iluminación de los mismos a través de sábanas, papeles, paraguas o accesorios más específicos.
• Valora también el uso de un reflector casero o comercial para poder rellenar sombras demasiado duras por una iluminación artificial.
Como puedes imaginar, para lograr “ajustar” el funcionamiento de todos estos accesorios necesitarás realizar distintas pruebas, pero te garantizo que con el uso de adecuado de cada uno de ellos podrás contar con una iluminación fantástica.

Utiliza Un Objetivo De Calidad

La fotografía de producto requiere un resultado profesional y para ello es necesario contar con una buena lente. Un objetivo que aporte la suficiente calidad como para que el resultado merezca la pena.
Por tanto, buscaremos un objetivo zoom de calidad, o, mejor y más barato, un focal fija que te permitirá disponer de fantásticas prestaciones con la mejor relación calidad/precio.

Un Trípode Resultará Muy Útil

Hasta lograr el resultado deseado tendrás que realizar muchas pruebas, variar la ubicación de la cámara, del producto, los ajustes de la cámara, las propiedades de la iluminación, el fondo…
Por todo esto, será fundamental contar con un buen trípode que te permita mantener las características de encuadre y composición y, además, te ofrezca esa estabilidad que posibilite una mayor nitidez y valores de tiempos de exposición más prolongados (si fuese necesario).
Por tanto, en este tipo de fotografía, no lo dudes, utiliza siempre un trípode. Tus fotos te lo agradecerán.
Si además cuentas con un disparador remoto, o configuras la cámara para que se dispara tras un temporizador, mejor que mejor.

Limpia Y Prepara El Producto

Antes de comenzar a apretar el gatillo es muy oportuno que limpies adecuadamente el producto para que luzca sin una pizca de suciedad o polvo. Y, por qué no, la lente de la cámara.
También es posible que tengas que colocar algunos de los componentes o partes del producto, variar su posición frente a la cámara, o, incluso, adornarlo de algún modo para lograr un buen resultado.
Así que no lo olvides, prepáralo bien todo. Es preferible tener todo en regla antes de tomar las fotografías que tener que hacer luego maravillas con tu aplicación de retoque para eliminar imperfecciones que podías haber evitado con el debido cuidado en la fase previa.

Configura La Cámara En Manual

Hasta alcanzar el resultado deseado tendrás que hacer distintos ajustes, cambios en la ubicación de los accesorios, variación de la intensidad de luces artificiales, del punto de enfoque, de la perspectiva, etc.
Por ese motivo, para tener un pleno control del resultado, es más que recomendable que optes por la configuración de la cámara en modo manual, de modo que controles todos los parámetros: apertura, tiempo de exposición y sensibilidad.
Con respecto a estos ajustes sólo dos recomendaciones: utiliza una apertura reducida (f alto) para contar con suficiente profundidad de campo y utiliza la sensibilidad más baja posible para evitar la aparición de ruido.
Además, también te recomiendo disparar el flash o flashes en modo manual para tener mayor control de la intensidad del destello y que el modo de enfoque también sea manual (para que tú lo ajustes y puedas dejarlo fijo entre toma y toma). También con respecto al enfoque, si dispones de Live View, actívalo.

No Olvides Realizar Un Correcto Balance de Blancos

La fotografía de producto debe ser fiel a la realidad (llegando, si es posible, mejorarla, pero no a transformarla por completo).
Por supuesto, para conseguir esta fidelidad resulta imprescindible que los colores fotografiados sean los del producto, ¿verdad?
Para ello deberás tener mucho cuidado con realizar un adecuado balance de blancos, ya que, de lo contrario, la fotografía podría no ser una adecuada representación de la realidad. Para conseguirlo, allá van dos consejos:
• Dispara en RAW para poder variar en la fase de edición el balance de blancos sin que ello suponga una pérdida de calidad.
• Utiliza tarjetas de grises para poder realizar un ajuste fino del balance de blancos en la fase de edición.
Siguiendo estos dos consejos, conseguirás respetar la realidad, al menos en lo que a color se refiere entre fotografía y realidad.

Varía La Posición Del Producto Y La Perspectiva

Recuerda que la fotografía de producto busca vender el producto, hacerlo atractivo, diferente, dinámico, deseable…
Para conseguir esto, además de seguir los cuatro consejos anteriores, deberás ofrecer una fotografía diferente.
Llegar a esta fotografía diferente es posible que te exija tener que probar con distintas perspectivas y ángulos desde los que tomar la foto, quizás también tener que variar la posición del objeto: manteniéndolo en vilo, situándolo en diagonal, junto a otros objetos, etc.
Podrás ayudarte de múltiples accesorios para modificar la posición del objeto: hilos invisibles, estructuras, plataformas, etc. No descartes ninguna opción para ofrecer una posición más atractiva de tu producto.

La Edición De La Fotografía No Es una Opción. Es Una
Obligación

Por muy buena que haya sido la fotografía, no descartes al menos un breve proceso de edición para:
• Ajustar el balance de blancos
• Definir el nivel de blancos y sombras
• Aplicar una ligera máscara de enfoque
• Incluso, si es preciso, un pequeño re-encuadre
Estos ajustes terminarán de pulir una buena fotografía de producto y la dejarán lista para enseñar a todos los posibles clientes y dejarles con la boca abierta.

Repite El Proceso Con Varias Fotografías

No decimos que vuelvas a ir al número 1 y comiences de nuevo, qué susto, ¿no?
A lo que nos referimos es que para lograr una buena fotografía de producto, tendrás que desechar unas cuantas, así que cuando te decidas a realizar una sesión de este tipo, procura tomar distintas imágenes variando los parámetros descritos de iluminación, posición, perspectiva, etc., para lograr un buen abanico de posibilidades.
Una vez que dispongas de todas esas variantes, edita las mejores y, finalmente, decántate por varias de las fotografías que mejor presenten o permitan vender el producto.

Te invitamos a dar Me Gusta en nuestra Fanpage para recibir los mejores consejos y ayudas para realizar y mejorar tu emprendimiento en la Web: www.facebook.com/Sisneltda

Toma el control de tu vida hoy mismo… Queremos que nos veamos en la cima del éxito.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *